La cantante colombiana llegó a los juzgados, en Barcelona, para declarar como investigada por un presunto fraude fiscal de más de 14 millones de euros a la Hacienda española.

La artista, que evitó entrar por la puerta principal, afirmó que "ha cumplido en todo momento con sus obligaciones tributarias".