Ciudad de México.- El Sistema de Transporte Colectivo Metro emprendió la reubicación de cámaras de videovigilancia al exterior de las estaciones, a fin de garantizar la seguridad de los usuarios en los accesos, que representan un paso obligado para los pasajeros, pero también un centro de reunión y de transferencia para otros medios de movilidad.

Francisco Bojórquez, director del STC Metro, informó que de los 35 dispositivos de vigilancia ubicados al interior de cada estación, se reinstalan en la calle, como parte del programa de Liberación de Accesos, aquellos que no tienen una posición estratégica para que capten lo que sucede al exterior de las estaciones y contribuya a monitorear si hay agresiones a peatones.

Además de las cámaras, que en total son 3 mil 404 en toda la red del Metro, se ayudan de la reubicación de policías, para que al menos un elemento vigile el ingreso y salida de pasajeros.

"Hemos también reubicando policías del Metro para estar en los accesos (...) de repente los movemos de un acceso a otro, de acuerdo a nuestros operativos de seguridad preventiva", explicó.

El funcionario adelantó que la próxima administración tendrá que continuar con el proyecto que prevé mayor vigilancia en cada entrada, para ello necesitarán cerca de mil policías que dependan de un mando único comandado por el Sistema de Transporte Colectivo Metro.

Quitan estorbos de entradas

Las autoridades del Metro han retirado ambulantes, jardineras, postes y hasta teléfonos públicos a 277 accesos a las estaciones de las 350 entradas existentes, a fin de facilitar el paso de peatones y de pasajeros como parte del programa Liberación de Accesos.

El descuido de estas áreas data de hasta 30 ó 40 años, tiempo en el que no se contempló la entrada de personas con alguna discapacidad, la transferencia modal de un transporte a otro y tiempo en que los usuarios tuvieron que sortear puestos de comerciantes e inseguridad.

En total, 18 accesos han sido rehabilitados totalmente con pintura para señalar el área que debe quedar libre para peatones, balizamiento de las calles, poda de árboles, rampas para discapacitados y reinstalación de cámaras en las salidas.

Las estaciones beneficiadas son Isabel la Católica, Salto del Agua, Cuauhtémoc, Hidalgo, Bellas Artes, Sevilla, Observatorio, Auditorio, San Antonio Abad, Chabacano, Balbuena y Mixcoac.

El presupuesto para la recuperación de las entradas es de 10 millones de pesos, hasta el momento se han ejercido 4.5 millones. El funcionario adelantó que para este año quedarán rehabilitados 40 accesos y liberados más de 90%, por lo que el proyecto deberá continuarse en el próximo sexenio.

En las entradas de las estaciones se instalaron adocretos, que permiten el paso para las personas con debilidad visual; rampas con pintura amarilla tipo tránsito en un radio de 25 metros para señalar dónde no se deben colocar los ambulantes; y tridilosas, estructura tridimensional que permite a los peatones resguardarse de la lluvia.

La transferencia de una estación del Metro a otro transporte público tiene mayor dinamismo, lo cual contribuye a mejorar el movimiento vial y a evitar nudos. "Como ya se están liberando los accesos, entonces el transporte público de superficie lo hace con mayor dinamismo, porque la gente se baja de su microbús, de su autobús y rápidamente accesa, ya no tiene obstáculos, ayuda a mejorar el movimiento vial, obviamente también le permite a los usuarios caminar más rápidamente entrar o salir del metro con mucha rapidez", mencionó.

El funcionario adelantó que está en pláticas con la Secretaría de Transporte y Vialidad del Distrito Federal, a fin de considerar si en las estaciones rehabilitadas, autobuses de ciertas rutas podrán hacer paradas. Además que en las salidas se colocarán bancas que no estorben el paso de los transeúntes.

Estaciones de Edomex pendiente

Las estaciones que presentan mayor rezago para su ordenamiento y liberación son Tacuba y Tacubaya, perímetro de la delegación Miguel Hidalgo, debido a que estas zonas requieren de mayor atención en cuanto a la regulación de transporte.

Lo mismo ocurre con estaciones de la Línea B que colindan con el Estado de México, y en la Línea 2, en la estación Cuatro Caminos, donde, de acuerdo con el director del Metro, la colaboración con las autoridades mexiquense es prácticamente nula.

Bojorquez destacó que donde se han logrado avances es en la estación Ciudad Azteca, en Ecatepec, y la de Los Reyes y La Paz, de la Línea A. En el resto de las estaciones, los trabajadores del Metro son retirados por autoridades del municipio mexiquense.

En la ruta que va de Buenavista a Ciudad Azteca, el problema es tal que no se ha logrado el respeto de los vagones divididos para mujeres en ciertos horarios, debido a la demanda que es de 600 mil pasajeros diarios.

Agencia El Universal