La crisis en el Patido Acción Nacional (PAN) obligó a dos presidenciales, un panista y un perredista, a una reunión urgente en busca de solución.

A Rafael Moreno Valle y a Silvano Aureoles les preocupa qué pueda suceder con el autodenominado Frente Ciudadano por México tras la renuncia de la puntera en las encuestas, Margarita Zavala.

Ambos firmaron, junto con Zavala, la carta dirigida a los dirigentes de los tres partidos aliados -Acción Nacional (PAN), de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano (MC)- en demanda de una encuesta abierta a la ciudadanía.

Empero, el presidente del PAN, Ricardo Anaya, de plano informó que en esa organización no está prevista ninguna consulta de este tipo y que, además, todavía no son los tiempos de tomar determinaciones.

Esta respuesta motivó la marcha de la esposa del ex presidente Felipe Calderón, quien llevaba 33 años de militancia en tiempos de sequía y de triunfo, como ella misma lo explicó.

Hoy los aspirantes Moreno Valle y Aureoles hablaron en privado sobre la situación y se espera un pronunciamiento a fin de mantener unidas a las tres fuerzas, en especial para salvar al PAN de una diáspora.

En un breve comunicado, se informó que ambos aspirantes analizaron escenarios futuros “en virtud de acontecimientos recientes”.

En el escrito se puntualiza que ambos miembros del Frente reiteraron su compromiso de trabajar para lograr el cambio que México demanda.