La justicia por fin se hizo sentir, aunque sea de forma ligera, contra Hilario Ramírez Villanueva, alias Layín.

Aquel alcalde de San Blas, Nayarit, que aseguró que robó poquito fue vinculado a proceso junto con dos excolaboradores, por uso indebido de funciones y fraude.

De acuerdo con El Universal, el juez Guillermo Romero Ríos vinculó a proceso al exedil panista, Armida Silvestre Juárez y Mario Vázquez Flores, exsíndica municipal y exsecretario general del ayuntamiento, respectivamente.

Según Romero Ríos, los acusados no pudieron demostrar que las acusaciones que hizo en su contra la Fiscalía General del Estado son falsas, por lo que dictó un periodo de tres meses para continuar con las investigaciones.

Las autoridades aseguran que Layín, junto con sus cómplices, vendieron en 12 millones de pesos un predio cuyo costo asciende a 32 millones, aunado a que estos recursos públicos no se justificaron en el presupuesto.

También pesa una denuncia por operaciones con recursos de procedencia ilícita, por lo que la Fiscalía tendrá que realizar esta indagatoria dentro de los tres meses que fijó el juez para la próxima audiencia.

A pesar de la vinculación a proceso, los tres exfuncionarios llevarán su proceso en libertad, ya que se les fijó una garantía de un millón 200 mil pesos para el exalcalde y de 120 mil pesos para sus operadores.