Diputados del PRI y Morena dejaron de lado el diálogo y se agarraron a golpes en el Congreso de Hidalgo, ya que no se pusieron de acuerdo en los nombramientos para la Junta de Gobierno, por lo que tuvo que intervenir la policía estatal.

Durante una sesión ordinaria, el PRI comenzó el zafarrancho cuando tomó la tribuna para imponer como titulares a legisladores de su partido a pesar de ser minoría.

Los diputados de Morena contestaron a la provocación e intentaron adueñarse de la tribuna con gritos y empujones. Incluso legisladores de otras fracciones participaron en la riña.

La gresca se armó porque los funcionarios no se han podido poner de acuerdo para decidir quién presidirá la Junta de Gobierno local de la Legislatura LXIV.

El diputado morenista Humberto Verás solicitó a gritos la intervención de la policía para poder seguir con la discusión civilizadamente.

Morena argumenta que a ellos les pertenece estar al frente de la Junta por ser mayoría, sin embargo, el PRI, PAN y PES dijeron que se había acordado que el tricolor se quedaría con el puesto.