El vuelo comercial en el que Andrés Manuel López Obrador llegó a Cancún, Quintana Roo, tuvo que realizar maniobras de descenso de pasajeros por 25 minutos, debido a la lluvia que se registró en dicha ciudad.

“En Cancún y en toda esta región llueve muy fuerte, aguaceros, pero se quita y luego al poco tiempo ya hay sol, de modo que así es aquí en esta región”, dijo el presidente electo tras descender de la aeronave. “Ya estoy acostumbrado”, dijo.

Trascendió que algunos pasajeros habrían descendido cuando llovía y solo López Obrador por uno de los túneles, pero una fuente cercana al presidente electo confirmó que algunos se adelantaron, pero él y otros más permanecieron al interior del avión para luego descender.