A Andrés Manuel López Obrador ya le gustó aparecer en la prensa fifí, mejor representada por la revista de la High Society.

Por segunda vez ocupa la portada de esa revista del corazón, por lo visto la nueva consulta de los mexicanos por encima de la tradicional TV Notas de Televisa.

Hace tres semanas fue la atracción por la boda de su ex jefe de prensa y futuro responsable de la relación entre sociedad y gobierno, César Yáñez.

Ahora es por retratarse con el gobernador de Chiapas, Manuel Velasco, y su esposa la actriz Anahí con el hijo de sus anfitriones, bautizado como Manuel.

La toma se dio en durante su visita a la entidad dentro de la Gira de Agradecimiento que ha instrumentado para mantenerse como si anduviera en campaña.

Estuvo en Tuxtla Gutiérrez con quien, a pesar de haber sido impulsado por los partidos Revolucionario Institucional (PRI) y Verde Ecologista de México (PVEM), hizo campaña por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

Gracias a ello será recompensado con un cargo en la próxima administración federal.

Manuel Velasco tiene otra característica cuestionable: pidió licencia para ser candidato al Senado de la República por segunda vez, rindió protesta y luego volvió a pedir licencia para ser gobernador sustituto.

Es decir, es sustituto de sí mismo en el Palacio de Gobierno de Tuxtla Gutiérrez, donde enfrentó oposición de los chiapanecos por jugar con el cargo y manejarlo como un estado bananero.

En ese palacio recibió a López Obrador y se retrató con él, para luego difundir la foto en redes sociales y nutrir el escándalo social en la revista fifí tan de moda.

¡Hola! es muy descriptiva:

“Como ya es costumbre, el matrimonio dio la sorpresa al aparecerán a vez más, acompañado de su pequeño hijo Manuel, quien atrapó con su encanto y carisma a varios de los asistentes, entre ellos el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, quien celebró el cierre de su Gira de Agradecimiento por aquella entidad”.

La revista reprodujo la autorización implícita del futuro mandatario:

“Por supuesto, no pudieron faltar las anécdotas e imágenes que quedarán para el recuerdo, como el posado de López Obrador junto a la familia Velasco, una foto en la que sea les diera de lo más sonrientes protagonizando uno de los instantes más comentados en esta reunión”.

Más todavía:

“La sorpresa fue tan grande para algunos, también por ser la primera vez en que e d. conocer una postal como esta, en la que el tabasqueño se muestra fascinado con la Francia del pequeñito, que suele ser uno de los invitados recurrentes a los eventos públicos encabezados por su papá, y esta vez no pudo ser la excepción”.