Desde temprana hora, cientos de oaxaqueños realizan una larga fila en la zócalo de esta capital para votar por la reactivación del Proyecto Transístmico, puesto en consulta por la próxima administración de Andrés Manuel López Obrador, al igual que otros nueve propuestas para reactivar la economía nacional.

El proyecto es un sueño largamente acariciado no sólo por los oaxaqueños desde los tiempos de Porfirio Díaz, sino también de los gobiernos de México y la iniciativa privada nacional, que ven una gran oportunidad del país para despuntar entre las economías más importantes del mundo.

En la consulta nacional de hoy es organizada por la Fundación Arturo Rosenblueth se consulta a la población sobre los siguientes proyectos y programas: construcción del Tren Maya en la península de Yucatán, desarrollar el Istmo de Tehuantepec, construcción de una refinería en Dos Bocas, Tabasc, programa Sembrando Vida, aumento de pensión a los adultos mayores, Jóvenes Construyendo el Futuro, becas a estudiantes de nivel medio superior, pensión a un millón de personas con discapacidad, atención media y acceso a internet en todo el país.

El desarrollo del llamado Corredor Transístmico entre los puertos de Salina Cruz, en Oaxaca, y Coatzacoalcos, en Veracruz, es un proyecto con el que México sueña desde hace décadas, por la posibilidad de crear un paso interoceánico semejante al Canal de Panamá.

La idea ha sido retomada por Andrés Manuel López Obrador dentro de los planes para impulsar las economías de la zona sur y sureste del país, pero ahora pretende ir más allá de crear un paso entre el Pacífico y el Atlántico; quiere desarrollar todo un corredor industrial.