Aún cuando las vías del tren son federales, el presidente Andrés Manuel López Obrador reiteró que el problema del bloqueo del ferrocarril en Michoacán es responsabilidad del Gobierno del estado y nuevamente aseguró no se ocupará la fuerza para reprimir al pueblo.

De esta manera responsabilizó al gobernador Silvano Aureoles, con quien está confrontado desde su campaña presidencial porque apoyó al priísta José Antonio Meade, de los bloqueos magisteriales y conflictos que han causado daños al país por más de mil millones diarios durante tres semanas.

En especial lo culpó de haberse ido a Europa, a la Feria Internacional de turismo (Fitur) celebrada en España, mientras michoacán se asfixiaba con al menos siete bloqueos ferroviarios y nudos en carreteras provocados por la Coordinadora Nacional de Trabajadores da Educación (CNTE).

Durante su conferencia matutina de este martes, el Presidente de México destacó que pese a que ya se transfirieron los fondos para solventar los pagos atrasados desde septiembre 2018 a los maestros de la CNTE que suman mil millones de pesos aportados como préstamos por parte de la Federación, su entrega depende de la administración estatal, que los tiene contratados.

Señaló que pese a la transferencia de fondos, las demandas de la CNTE ahora están basadas en una solución permanente para que estos rezagos en sus pagos no vuelvan a ocurrir, sean federalizadas sus plazas.

López Obrador recalcó una vez más que no se va a reprimir al pueblo por cualquier tipo de manifestación, por lo que envió un llamado de civismo.

Instó a los docentes miembros de la CNTE a regresar a los salones de clases, a que pronto levanten el plantón que mantienen desde hace 15 días en las vías del ferrocarril de varios puntos del estado de Michoacán, provocando pérdidas millonarias según han reprochado sectores empresariales como la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

Quadratín México