CIUDAD DE MÉXICO.- Cientos de personas debieron bloquearon la salida de un vuelo de Volaris a Cancún para obligar a Interjet a cubrir un itinerario… ¡casi 12 horas después!

Fue el final de una odisea que inició el viernes a las 21:00 horas, cuando debía salir el vuelo 2626 de la Ciudad de México a la capital Oaxaca con boletaje sobre vendido.

Primero, sin anuncio previo, Interjet reprogramó la salida para las 22:15 horas. Luego para las 22:25 y al final para las 23:00 horas.

La gente subió al avión, pero ahí, tras casi una hora en el interior, se les dijo que «el aeropuerto de Oaxaca no quiere darnos el servicio», razón por la cual suspendían el itinerario.

La gente se fue a mostradores a reclamar y ahí nadie de la compañía se hacía responsable y, para generar mayor caos, el personal decía que regentarían los vuelos.

Quisieron hacerlo individualmente, dividir a los pasajeros, pero éstos se mantuvieron unidos y la situación estuvo a punto de volverse violenta por la falta de respuesta de Interjet.

La aerolínea no reconocía el retraso, se negó a pagar hospedaje u otros servicios porque «no es culpa de la compañía» y ofreció un vuelo extra para las 5:40 del sábado.

Rebasados, llamaron a los elementos de la Policía Federal que custodiaban el aeropuerto, quienes respaldaron a los representantes de la aerolínea y contuvieron a los pasajeros .

El vuelo se reprogramó con el número 7626 con garantías de puntualidad.

No fue así.

Todos los viajeros llegaron puntuales, pero a las 5:40 se recurrió a la táctica del día anterior: «tal vez a las 6:40» o «unas horas después» se daría el servicio por el cual pagaron.

Molesta, la gente quiso bloquear las salidas de otros vuelos de Interjet, pero todos los de esa empresa estaban demorados o de plano cancelados.

Al no tener otro recurso, los pasajeros con destino a Oaxaca impidieron el abordaje del vuelo a Cancún de Volaris, programado para salir de la sala 27 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Los policías federales, que antes respaldaron a los empleados de Interjet, esta vez se abstuvieron de intervenir mientras los afectados hacían esfuerzos desesperados para que algún supervisor o funcionario de la terminal interviniera.

Los pasajeros de Volaris afectados reclamaron a los inconformes de Interjet, se hicieron de palabras, a punto estuvieron de los golpes y, ante la crisis, hubo cordura:

Se asignó tripulación a un avión para viajar a Oaxaca.

Los afectados llegaron 12 horas después a su destino… mientras otros vuelos de Interjet tenían problemas para cumplir sus horarios.