Culiacán, Sinaloa.- El gobernador Mario López Valdez entregó la declaratoria de huésped distinguido al nuncio apostólico del Vaticano en nuestro país, Christophe Pierre; al arzobispo primado de México, cardenal Norberto Rivera Carrera, y al presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano, arzobispo Carlos Aguiar Retes, quienes visitaron Sinaloa con motivo del nombramiento del nuevo obispo de la Diócesis de Culiacán, Jonás Guerrero Corona, a celebrase este jueves.

Luego de darles la bienvenida, el mandatario estatal consideró que la ayuda del nuevo obispo en Culiacán vendrá a robustecer los valores con principios fundamentales para que las familias y los hogares crezcan en el amor, el respeto y la comprensión.

“Estamos urgidos de esos ingredientes para la construcción de la obra humana, y aunque caminamos por vías distintas, tenemos un objetivo común, que en Sinaloa campee la armonía, que se pueda conseguir la paz a través de reencontrarnos con una razón de ser”, precisó.

López Valdez valoró que el ser humano busca éxito y felicidad, pero parece que por alcanzar esas metas ha tomado caminos equivocados, pues hay mandamientos y principios que pueden marcar la luz y el camino, para conseguir ese objetivo.

Destacó que en Sinaloa todos tienen una tarea que hacer, y la Iglesia continuará la suya con el nuevo obispo Jonás Guerrero Corona, quien releva al obispo Benjamín Jiménez Hernández, cuyo ciclo se cumplió y a quien los culiacanenses le agradecen todo lo que hizo por esta tierra.

El arzobispo primado de México, cardenal Norberto Rivera Carrera, comentó que el nuevo obispo de Culiacán, Jonás Guerrero Corona, es una persona en quien se puede confiar y que sabrá regir los destinos de la Iglesia.
En su mensaje, reconoció que el Estado tiene que ser laico, que respete y promueva las libertades de todos los ciudadanos, que valore la diversidad de pensamiento, cultura y tradición, pero al mismo tiempo, proclame un derecho fundamental, la libertad religiosa.

Consideró que este principio hace que la convivencia sea pacífica, se ennoblezca y ayude al progreso, porque se rompen prejuicios y barreras, y los individuos se sienten como lo que son, personas respetadas en sus derechos más fundamentales.

Por su parte, el nuncio apostólico Christophe Pierre se dijo complacido de ser recibido por el gobernador Mario López Valdez, acompañado por su señora esposa, Alma Sofía Carlón de López, y además por todo el gabinete estatal en pleno, lo que demuestra una voluntad de construir el diálogo en busca de convivencia.

Al dar la bienvenida, el secretario general de Gobierno, Gerardo Vargas Landeros, afirmó que con esta visita se reitera el compromiso del Gobierno del Estado con la libertad de creencia, que es un principio básico de convivencia y sustento fundamental de una sociedad libre, plural y democrática.

Señaló que al mismo tiempo, ofrece una valiosa oportunidad de demostrar al país entero que los sinaloenses en su gran mayoría son gente de bien, que ven la importancia de la familia para recuperar los valores y principios.

“El ejercicio de la religión nunca demerita el estado laico, pues quien vive de acuerdo a principios y valores será también un buen ciudadano, comprometido con el desarrollo de su tierra y dispuesto a hacer de su estado el mejor lugar para vivir”, dijo.

Previo a este evento, que se celebró en el Salón de Gobernadores de Palacio de Gobierno, el mandatario estatal y su señora esposa recibieron a las autoridades eclesiásticas en el hangar del Gobierno del Estado, en una ceremonia protocolaria donde se entonaron los himnos del Vaticano y de México. Por la noche, se ofreció una cena en el comedor oficial de Palacio de Gobierno a los miembros de la Iglesia.