El director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), José Antonio González Anaya, informó que la situación de los 31 niños que aparentemente reaccionaron mal a la vacuna de la hepatitis B, se debe a una contaminación externa ajena los biológicos.

En una conferencia de prensa, el funcionario indicó que los daños a la salud de los menores fue por contaminación externa, pues en los análisis de laboratorio se encontraron ciertas bacterias que coinciden con el cuadro clínico de los bebés hospitalizados.

González Anaya mencionó que aún no se identifica la bacteria ni el origen de la misma, pero se está investigando.

El conferencia de prensa, detalló que las vacunas fueron liberadas el año pasado, lo que quiere decir que estaban en buenas condiciones.

Asimismo, indicó que los biológicos están bajo norma y que se vienen aplicando desde octubre del año pasado sin que hubiesen más afectados.

Anunció que este martes serán dados de alta 10 menores, que se suman a los cinco que el lunes salieron del hospital, en el estado de Chiapas, donde se registró esta situación.

Recordó que dos de los menores fallecieron, pero insistió en que no se debió a las vacunas, sino a una contaminación externa.


INF./NOTIMEX