NASSAU (Reuters) - El poderoso huracán Joaquín, que azotó el jueves a las Bahamas con lluvias torrenciales, fuertes vientos y marejadas, tiene ahora menos probabilidades de representar una gran amenaza para la Costa Este de Estados Unidos, dijo el Centro Nacional de Huracanes (CNH).

Aunque los funcionarios estadounidenses se apresuraron a prepararse a la espera de que tocara tierra a inicios de la próxima semana, tres años después de que el superhuracán Sandy devastó Nueva York y Nueva Jersey, el CNH dijo en una actualización regular de la tormenta:

"Estamos siendo optimistas respecto a que las Carolinas y los estados del Atlántico medio evitarán los efectos directos de Joaquín".

Pese al pronóstico más favorable, el CNH no descartó un impacto directo en la Costa Este y los gobernadores de Nueva York, Connecticut y Nueva Jersey -donde Sandy dejó más de 120 muertos y unos 70.000 millones de dólares en daños- advirtieron a residentes que se preparen para una posible tormenta severa.

El CNH con sede en Miami dijo que el huracán, de categoría 4 en una escala de 1 a 5, estaba moviéndose lentamente a través de las Bahamas.

"Una gran mayoría de los modelos de predicción están ahora de acuerdo con una trayectoria más alejada de la Costa Este de Estados Unidos", dijo el CNH.

Joaquín, el tercer huracán de la temporada del Atlántico 2015, estaba a unos 120 kilómetros al sur de la isla de San Salvador, una de las que integran el archipiélago de las Bahamas, con vientos máximos sostenidos de 210 kilómetros por hora, dijo el CNH en su última actualización.

Las instalaciones de energía de Estados Unidos en el Golfo de México no se han visto afectadas.

Anteriormente, varios modelos computarizados mostraban a Joaquín acercándose a la costa de Carolina del Norte y Carolina del Sur el fin de semana, para luego perder fuerza en alta mar más allá de Delaware y Nueva Jersey a principios de la próxima semana y avanzar hacia Long Island y Nueva Inglaterra.

En Washington, la Casa Blanca dijo que el presidente Barack Obama había recibido actualizaciones del Departamento de Seguridad Nacional y de funcionarios de manejo de emergencias sobre los preparativos para el huracán.

Los gobernadores de Nueva Jersey, Virginia, Carolina del Norte, Carolina del Sur y Maryland declararon estado de emergencia y anunciaron medidas, entre ellas la movilización de tropas de la Guardia Nacional, en preparación para la tormenta.

IMPACTO EN LAS BAHAMAS

No hubo reportes inmediatos de muertes o lesionados en las Bahamas, pero era posible un fortalecimiento adicional de Joaquín mientras azotaba la parte central del archipiélago en la noche del jueves y se preveía que se acercara o pasara sobre parte del noroeste el viernes, dijo el CNH.

A las 8 p.m. hora del este (medianoche GMT), el CNH detalló que el huracán se movía en dirección oeste-suroeste a 9 kilómetros por hora.

No está previsto que los vientos de Joaquín, que alcanzaban a 80 kilómetros desde su centro, afecten a las islas más grandes de las Bahamas y las principales ciudades y puertos de cruceros, Freeport y Nassau.

Las marejadas serán de entre 1,5 a 3 metros sobre el nivel normal de las olas en las Bahamas, agregó el CNH, con hasta 51 centímetros de posibles lluvias en algunas áreas.

Los residentes en las islas de las Bahamas más cercanas a la trayectoria de Joaquín, entre las que se incluyen Rum Cay, Long Island, Exuma y Eleuthera, se abastecían de alimentos y protegían con tablas sus viviendas y negocios.

Reuters.