La Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito ha publicado su informe anual, en el que muestra que los mercados de drogas se encuentran en expansión, multiplicando los desafíos en distintos frentes.

Actualmente, los mercados de drogas no hacen más que expandirse y diversificarse. Además, cada vez existe una mayor variedad de sustancias y los consumidores tienen más facilidad más acceder a ellas.

El Informe mundial sobre las drogas 2018 señala que el abuso de ciertos medicamentos que requieren prescripción se está convirtiendo en la mayor amenaza contra la salud pública y las fuerzas del orden. Asimismo, indica que los opiáceos provocan el 76 % de las muertes que implican el consumo de drogas y que la cocaína y el opio han alcanzado récords de producción.

A esto se debe añadir que, cada vez, existen más grupos dedicados a la preparación de fármacos de origen incierto, lo que provoca que las drogas tradicionales convivan actualmente con nuevas sustancias psicoactivas que proliferan a un ritmo sin precedentes.

Con los resultados de su estudio, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito está trabajando para crear estrategias que permitan a los países luchar contra el problema de las drogas y favorecer el desarrollo global.

“El informe mundial sobre drogas constituye un pilar de nuestro trabajo, junto con la ayuda que prestamos para traducir las obligaciones internacionales en acciones y actividades de desarrollo de capacidades sobre el terreno con el objetivo de promover respuestas efectivas y proteger la salud y el bienestar humanos”, indicó Yury Fedotov, director ejecutivo de la Oficina.

La publicación del informe coincide con la conmemoración este martes del Día Internacional contra el Tráfico Ilícito y Abuso de Drogas.

Con motivo del Día, el Secretario General, António Guterres, ha observado que “el problema de las drogas es uno de los problemas más complejos a los que nos enfrentamos y tiene amplias consecuencias para la salud y el bienestar, las familias y las comunidades, la seguridad y el desarrollo sostenible”.

Auge de la cocaína y el opio

En 2016, la producción de cocaína marcó un récord histórico con aproximadamente 1410 toneladas. La mayor parte de esta sustancia procede de Colombia, aunque en algunos países de África y Asia están emergiendo importantes centros de narcotráfico y consumo.

La manufactura de opio, por su parte, aumentó un 65 % entre 2016 y 2017, alcanzando un máximo de 10.500 toneladas. Esto se debe fundamentalmente al incremento del cultivo de adormidera y la mejorar de los rendimientos en Afganistán, que han provocado que la producción de la droga alcanzase las 9000 toneladas en el país.

Otras drogas
El cannabis fue la droga más consumida en el mundo, con 192 millones de personas que han recurrido a ella por lo menos una vez el año pasado. La cifra de consumidores continúa aumentando y se estima que crece a un ritmo similar al de la población mundial.

Actualmente, la heroína o la cocaína conviven con drogas que requieren receta médica y con nuevas sustancias psicoactivas, que están proliferando a un ritmo sin precedentes.