El 70 por ciento de las necesidades mundiales de electricidad se podrían cubrir instalando paneles solares a través de la región del Sahel en África, según un plan de Naciones Unidas recientemente lanzado en la región.

El énfasis en la energía solar sostenible es parte del ambicioso Plan de Apoyo de la ONU para el Sahel, cuyo objetivo es "acelerar la prosperidad compartida y la paz duradera" en diez países sahelianos.

Rachel Kyte, representante especial para la Energía Sostenible, cree que el Sahel está en la "cúspide de una revolución" donde la energía solar puede proporcionar electricidad a la red regional y energía a las comunidades locales.

“Para las personas que no han estado en el Sahel, lo que debe venir a la mente es un sol muy fuerte. Y ese es un recurso extraordinario que nunca hemos podido aprovechar”, dijo Kyte.

No solo una alternativa
Según Kyte, hasta hace poco la energía solar se ha visto como una alternativa en lugar de invertir en plantas hidroeléctricas o plantas de carbón para generar energía.

“Lo que estamos empezando a ver es que estamos en la cúspide de una revolución donde la energía solar puede ser otra forma de generación de energía¨, dijo Kyte. ¨Por primera vez, es una manera económica y confiable de obtener cantidades productivas de energía en las comunidades rurales¨.

Los precios para las tecnologías de energía renovable se han reducido permitiendo que estén al alcance económico.

“En los últimos años, los precios de las células solares fotovoltaicas han bajado en más del 70% y el precio de las baterías y otros mecanismos para almacenar energía cuando el sol no brilla también han reducido en precios”, aseguró Kyte.

El cinturón del hambre
Kyte indica que este plan ayudará a la economía de la región de Sahel conocida como el “Cinturón del Hambre”.

“Creo que la visión para esta comunidad rural, vulnerable y marginal al borde del Sahel es que podemos utilizar aplicaciones solares para mejorar su rendimiento agrícola, para que puedan usar energía solar, para bombear agua, para obtener realmente un uso del agua súper eficiente en su agricultura que les permitirá mejorar sus ingresos¨, explicó el representante especial.

Impulsado por mujeres africanas
Kyte recalca el gran trabajo que las mujeres del Sahel han tenido en este proyecto con las Naciones Unidas.

¨La mayoría de las mujeres de la delegación son mujeres africanas. Son ellas las que ahora toman decisiones globales sobre cuáles son nuestras prioridades y creo que ese es un poderoso mensaje¨, concluyó el experto.

Algunos proyectos de energía solar ya se están probando muy eficaces en otras partes del mundo, como nos muestra este vídeo sobre su utilización en la India.