Con el presidente Hugo Chávez luchando contra el cáncer en La Habana, a lo que se suma la recién informada complicación por una "insuficiencia respiratoria", la elección de una nueva mesa directiva en la Asamblea Nacional (AN) este sábado cobra una especial trascendencia.

El nuevo presidente de la AN podría ser, constitucionalmente, el encargado de asumir la jefatura del Estado si es que el Chávez no puede continuar al frente del país -segun nota de BBC Mundo-

Un acto que en otras circunstancias sería considerado mero trámite, concita ahora enorme atención incluso a nivel internacional.

Sea porque Chávez no puede tomar posesión del nuevo mandato el próximo 10 de enero y se declara la "falta temporal" como defiende la oposición, sea que toma posesión más adelante como sostienen sectores del oficialismo, lo cierto es que el titular de la AN, como presidenciable, se convierte en figura clave.

Incluso más si se cumple la peor de las hipótesis planteadas por el propio Chávez y, definitivamente, se da una de las causas de la "falta absoluta", lo que llevaría a nuevas elecciones presidenciales en menos de 30 días.

Así es que cobra protagonismo una instancia normalmente sin demasiada trascendencia política como es la Asamblea Nacional en el dibujo institucional venezolano, donde el peso político real lo llevan Chávez y su gabinete.