"Venimos a platicar con Gustavo Madero, no para retarlo, ni para criticarlo, tampoco para pedirle permiso" expresaba ayer a manera de explicación no pedida Fernando Elizondo -uno de los seis ex-gobernadores surgidos de Acción Nacional que aseguran "solo saber que no quieren nada"- y agregaba "venimos a comunicarnos con él, para que a través de la comunicación directa (¿?) se eliminen todas las posibles malas interpretaciones de qué quiere este grupo, qué plantea" -¿"curándose en salud"? es pregunta-; Ernesto Ruffo, el primer gobernador surgido de una elección en urnas -le ganó a Margarita Ortega en Baja California después de la caída en desgracia de Xicoténcatl Leyva- se fue más a fondo -previo al encuentro- "no somos una corriente ideológica, ni tampoco la tercera vía, sin embargo venimos con la preocupación (¿?) de que hay intereses que se han puesto enfrente -por supuesto no dio nombres- nosotros lo que buscamos es que se de prioridad a los ciudadanos" -¿ estarán enterados los ciudadanos? es pregunta-; Carlos Medina -que llegoó a la gubernatura de Guanajuato como "daño colateral" del Salinismo, que le cobró las facturas del '88 a Ramón Aguirre- con espíritu religioso digno de las mejores causas del cerro del cubilete, desde hace días había dicho "tenemos que tratar temas pendientes, como el desastre que se vivió en el Consejo Nacional y en la asamblea extraordinaria, los enfrentamientos... así como el PRI aprendió de sus errores, nosotros debemos hacerlo...hay que salvar al partido cuando aún no toca fondo" y ayer agregó al más clásico estilo de ni lo uno ni lo otro sino todo lo contrario "el PAN está en un proceso de transformación muy importante y de reajuste, en donde los ex-gobernadores nos hemos propuesto participar", para luego rechazar que tengan un proyecto político o la pretensión de asumir cargos de elección polular o dentro del partido, lo único que los mueve es "el amor al PAN" (¿?) -¿usted le cree a Medina? es pregunta-; Alberto Cárdenas más concreto se declaró a favor de las propuestas polémicas (¿?) como la elección directa de la dirigencia y la participación en el Pacto por México -¿ estará enterado que ya son realidades? es pregunta-; Canales Clariond y Francisco Barrio los otros -supuestos- involucrados han mantenido bajo perfil declarativo; sin duda, a ellos -como a cualquier militante o ciudadano- les asiste el derecho a "estar preocupados" -por su partido- aunque dada su experiencia y trayectoria, podrían ser más claros y llamarle "al pan, pan.. y a lo que vengo vine" o "porque puedo vengo" o tal vez empezar por leer "Crónica de un Sexenio Fallido" -la tragedia del Calderonismo- de Ernesto Nuñez Albarrán, editado por Grijalbo... ¿alguien puede asegurar que esto ya está decidido?....

RAUL CASTELLANOS /RCMULTIMEDIOS.MX