Denuncian priistas primeros tropiezos del gobierno aliancista

Ciudad de México, DF.- Diputados federales oaxaqueños priistas denunciaron los primeros tropiezos del gobierno aliancista, a quien responsabilizan de la falta de interés para solucionar los conflictos electorales suscitados en los principales municipios indígenas de la entidad que se rigen por el sistema de Usos y Costumbres.

A nombre de los legisladores federales oaxaqueños en la LXI Legislatura, el diputado y presidente del Comité Directivo Estatal del PRI, Eviel Pérez Magaña, informó que son al menos 48 los ayuntamientos indígenas, en los que se pretende violentar la autodeterminación de los pueblos para elegir a sus autoridades.

Acompañados de alcaldes electos bajo el régimen de Derecho Consuetudinario, el representante popular por el Distrito Electoral Federal I con sede en San Juan Bautista Tuxtepec, exhortó a las autoridades electorales y al Ejecutivo estatal a que no genere más conflictos sociales.

El legislador federal priista lamentó que a más de dos meses de su llegada a la gubernatura, la alianza PAN-PRD-Convergencia-PT, no responda a las demandas y expectativas de la sociedad oaxaqueña.

“El no respetar la autonomía de los pueblos indígenas puede ser uno de los más grandes errores del nuevo gobierno, por lo que el priismo estará vigilante de que se conduzca en los márgenes de la Ley”, advirtió.

Pérez Magaña coincidió con la legisladora federal oaxaqueña Sofía Castro Ríos en que darán seguimiento puntual a casos similares a los ocurridos en San Juan Lalana, así como en Santiago Jocotepec, donde se quiere evitar que las autoridades que resultaron electas ejerzan su mandato.

En este sentido, Evic Julián Estrada, munícipe electa de San Juan Lalana, relató que a pesar de que obtuvo la constancia de mayoría otorgada por el Instituto Estatal Electoral de Oaxaca (IEEO), y de que asumió su cargo, éste le fue revocado unilateralmente, en una clara intromisión para incumplir la voluntad de quienes la habían elegido por el sistema de Usos y Costumbres.

Caso similar es el que enfrenta Jorge Orlando García Sánchez, edil de Santiago Jocotepec, quien denunció que en su municipio funcionarios estatales han tratado de desestabilizar su mandato, mediante actos de violencia que “desgraciadamente han derivado en denuncias y averiguaciones previas que curiosamente no llegan a nada”.

Ambos munícipes no descartaron que una vez agotadas todas las instancias legales, acudan ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), para que se revisen estos ataques a los usos y costumbres de miles de oaxaqueños indígenas.

Los diputados federales priistas de Oaxaca, Eviel Pérez Magaña, Margarita Liborio Arrazola, Elpidio Concha Arellano y Sofía Castro Ríos, advirtieron que estos actos de intromisión, a cargo del gobierno de Gabino Cué, además de quebrantar la unidad y organización comunitaria ancestral, violenta la Ley de Usos y Costumbres de la entidad.

Por último, al reiterar su exigencia para que se respete la voluntad y autonomía de los pueblos indígenas, aclararon también que para gobernar Oaxaca se requiere de la participación de todos.