Por primera vez en la historia ningún país votó en contra de la resolución que pide el fin del bloqueo o embargo económico contra Cuba en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), tras el cambio de postura de Estados Unidos e Israel, quienes se abstuvieron en la votación y admitieron que es necesario un cambio en la política hacia la isla.

Con un sonoro ‘siempre hemos votado en contra, hoy Estados Unidos se abstiene’, la embajadora estadounidense en la ONU, Samantha Power, anunció que por primera vez en la historia su país no se opondría a la resolución que pide el fin del bloqueo o embargo económico contra Cuba.

La diplomática estadounidense hizo la histórica declaración y sacó una ovación generalizada en el recinto de la Asamblea General de la ONU, donde se aprobó la resolución.

Por primera vez desde 1992, cuando fue llevada la resolución ante la consideración de la Asamblea General de la ONU, Estados Unidos no vota en contra de la propuesta y decidió abstenerse. Lo mismo hizo Israel.

Así, se dio una votación histórica con 191 votos a favor y dos abstenciones, las de Estados Unidos e Israel, sin ningún sufragio en contra.

‘La resolución votada hoy es un perfecto ejemplo de por qué la política de Estados Unidos contra Cuba no ha funcionado. A lo largo de más de 50 años el objetivo de aislar a Cuba no se ha cumplido, al contrario, como estas votaciones en la ONU han demostrado, el aislado ha sido Estados Unidos’, sostuvo Power.