El legislador oficialista venezolano Diosdado Cabello señaló hoy que el gobierno rechaza una pretendida tutela del Vaticano en el diálogo político con la oposición, en vísperas de una nueva sesión de conversaciones.

“Es un falta de respeto, irresponsable, creer que desde el Vaticano van a tutelar a Venezuela. No aceptamos tutelaje de nadie”, señaló Cabello durante un acto político en el estado oriental de Anzoátegui.

El dirigente chavista cuestionó una carta privada del secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, al presidente Nicolás Maduro, en la que presuntamente pidió el cumplimiento de los acuerdos firmados con la oposición el mes pasado en la mesa de diálogo.

Maduro denunció el viernes que la oposición, junto con un factor del grupo facilitador del diálogo, pretendía “implosionar” la mesa de diálogo.

Cabello recalcó que “el Vaticano no es ningún intermediario, ni ningún mediador; están allí como invitados y facilitadores. No tienen derecho a hacer propuestas ni a inclinar su posición. ¿Oyó, señor Prieto Parolin?”.

Cabello acusó al representante vaticano de haber participado en una reunión privada de la opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) cuando se desempeñó como nuncio apostólico en Venezuela.

Por su parte, la oposición advirtió que si el gobierno sigue sin cumplir los acuerdos se retirará de las conversaciones y no asistirá a la reunión de este martes.

La MUD desmovilizó sus protestas y detuvo el juicio político que promovía contra Maduro en la Asamblea Nacional, pero exigió al gobierno la liberación de un grupo de dirigentes presos, el respeto a la autonomía de la Asamblea y la aceptación de una salida electoral a la crisis.

Asimismo, demandó la apertura de un canal humanitario ante la escasez de alimentos y medicinas.

El secretario ejecutivo de la MUD, Jesús Torrealba, señaló que la carta enviada por el Vaticano era “confidencial”, por lo que se limitó a confirmar su existencia sin hablar de su contenido “hasta tanto el Vaticano lo haga”.

Agregó que la comunicación desmiente la posición del gobierno sobre el diálogo, ya que insiste en que la oposición no había pedido la liberación de dirigente presos o la realización de una consulta electoral para superar la crisis del país.