El gobierno de Guatemala descartó que Javier Duarte, exgobernador de Veracruz, hubiera hecho algún tipo de pacto con autoridades mexicanas o guatemaltecas para entregarse al ser ubicado en el Municipio de Panajachel, Departamento de Sololá.

"Definitivamente, la detención de él no se hubiera logrado si no hay un seguimiento de varias semanas, varios días y sobre todo si no se asegura que él no saliera del complejo hotelero", dijo Stu Velasco Crispín, subdirector de la Policía Nacional Civil de Guatemala.

En entrevista con Óscar M Beteta, el funcionario guatemalteco dijo que la ubicación y detención de Javier Duarte se logró en un marco de estrecha colaboración en una mesa de trabajo integrada por representantes de la Policía General de la República (PGR) y Policía Federal de México, con la policía guatemalteca y la Interpol.

Las primeras pesquisas de investigación iniciaron entre los meses de enero y febrero cuando existió información de un cruce irregular en la frontera del sur de México con Guatemala.

"A partir de ahí se activan las alertas correspondientes y tenemos unas penúltimas verificaciones en complejos hoteleros de Antigua Guatemala, en donde no lo localizamos y descartamos que se encontrara ahí; sin embargo, debido al seguimiento de fotografías, la ciudadanía mexicana, ya hacía una semana había algún tipo de información que él se encontrara en el municipio turístico de Panajachel".

Fue cuando se integra una mesa técnica de trabajo aproximadamente a mil metros del lugar donde Duarte se ubicaba y los equipos llevan 72 horas de vigilancia permanente para situar a una persona de ciudadanía mexicana, o al menos con acento mexicano, con las características físicas del exgobernador, "se encontraba en el apartamento 505".

Aunado a esto, hay información también de unos vuelos privados de Karime Macías, la esposa, y todo esto se integra a un trabajo permanente de vigilancia hasta que el día sábado a las 20:02 horas se le observa en los pasillos contiguos al área de administración y se procede a su identificación y a la captura.

En ese sentido, Stu Velasco Crispín detalló que durante esas 72 horas Javier Duarte se encontraba en Panajachel, bajo el nombre de Javier Ocampo.

"Al momento de su captura presentó un pasaporte mexicano que fue entregado a las autoridades de justicia. En primer momento trata de evadir su responsabilidad, da el nombre de Javier Ocampo". Después de varios métodos de identificación con fotografías y huellas dactilares, es cuando asume su responsabilidad y también acepta que es Javier Duarte de Ochoa.

"En horas de madrugada, de 0:00 horas a tres de la mañana fue trasladado una cárcel de alta seguridad en la ciudad capital".

A los 10 minutos de la detención del exgobernador Duarte, aparece Karime Macías y se identifica como su esposa, a quien se le brinda la información del procedimiento legal que se llevó a cabo.

El subdirector de la Policía Nacional Civil de Guatemala detalló para obligar a salir de la habitación a Javier Duarte se trabajó en un inconveniente que presentaba las instalaciones donde se quedaba. De no haber realizado esta acción, los elementos de seguridad hubieran tenido que allanar su habitación para detenerlo.

"No es una habitación que se estuviese pagando día por día, sino que es un apartamento que entre el complejo hotelero ya fue comprado algunos meses por un hombre que estamos indagando".

Finalmente, el funcionario guatemalteco aclaró que hasta el momento no hay un proceso legal en contra de Karime Macías.


inf./Grupo Fórmula