Tras una maratónica reunión entre Enrique Ochoa Reza, dirigente nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y gobernadores de esa institución política se concluyó el retiro de “candados” establecidos como estatuto del partido para dar posibilidad de elegir a un no militante como presidenciable rumbo a 2018.

A poco tiempo de celebrarse la XXII Asamblea Nacional, Ochoa Reza se reunió la noche de este lunes con todos los gobernadores del Revolucionario Institucional -salvo Alejandro Moreno y Claudia Pavlovich, gobernadores de Campeche y Sonora, respectivamente-.

Además de los gobernadores de Estado de México, Jalisco, Colima, Zacatecas, San Luis Potosí, Hidalgo, Tlaxcala, Guerrero, Oaxaca y Yucatán, estuvieron presentes la secretaria general del partido Claudia Ruiz-Massieu y los senadores Arturo Zamora y Ernesto Gándara, confirmaron varios mandatarios a SDPnoticias.

Los “candados” que estarán a debate en la XXII Asamblea Nacional del PRI son los requisitos para que una persona sea candidato a la presidencia. Actualmente en el estatuto del tricolor se establecen 10 años de militancia en el partido, pero ninguno de los presidenciables cumple con ellos.

En caso de que el “candado” sea retirado en la asamblea, será el Consejo Político Nacional del PRI el que determinará el método para elegir al candidato. Es decir, el retiro del “candado”, solo abre la posibilidad para que entre los aspirantes a la candidatura presidencial haya priistas y no priistas.