Durante los trabajos de la Mesa de Estatutos de la 22 Asamblea Nacional del Partido Revolucionario Institucional, los delegados participantes aprobaron abrir el PRI a una candidatura presidencial externa, siempre y cuando se comprometan con los principios y el programa de esta fuerza política.

En la discusión no se tocó el requisito de diez años de militancia, sin embargo la nueva redacción establece que un simpatizante, es decir, un no militante del PRI, tendrá la posibilidad de ser postulado como candidato presidencial.

Aunque se escucharon algunos gritos de inconformidad y posturas en contra, entre ellas la del exgobernador, Ulises Ruiz quien hizo un llamado a sus compañeros a "no quitar candidatos para recibir a cualquiera sin compromiso (…) La militancia está hasta la madre de imposiciones de que no se les represente y ahora queremos abrir el partido a quienes no tienen militancia", la propuesta fue aprobada.

Los delegados señalaron que con el objetivo de hacer más competitivo al PRI aprobaron esta apertura de espacios a los ciudadanos y simpatizantes a puestos de elección popular.

El delegado, José Ramón Martel, quien leyó la propuesta de esta modificación, aseguró que el PRI enviará con este cambio, a los mexicanos, "un mensaje claro de inclusión".

El texto señala que "el militante o el ciudadano simpatizante del partido que pretenda ser postulado por el partido a un cargo de elección popular deberá cumplir con requisitos; en tratándose de ciudadanos simpatizantes, deberán atender lo dispuesto al artículo 198 de nuestros estatutos".

Uno de los aspectos que deberán cubrir los aspirantes externos es el de comprometerse a respetar la declaración de principios y el programa de Acción del PRI.

Con esta aprobación para eliminar lo que llaman "candados", José Antonio Meade Kuribreña, quien se ha dicho aspira a la Presidencia, ya puede ser candidato por esta fuerza política.

Cabe mencionar que la reforma al estatuto debe ser aprobada por la Asamblea Nacional que se realizará el próximo sábado en la Ciudad de México, a la que se espera acudan miles de delegados priistas, incluido el presidente Enrique Peña Nieto.

Asimismo, la mesa de Estatutos aprobó que una de cada tres candidaturas sean para jóvenes.