La campaña presidencial priísta tendrá ajustes para remontar en las encuestas y ser opción de victoria en julio próximo, adelantó el precandidato José Antonio Meade.

El ex secretario de Hacienda y Crédito Público no adelantó ninguna de las acciones a tomar ni precisó si los cambios serán de coordinadores -el responsable es Aurelio Nuño- o solamente de estrategia.

Meade ofreció una entrevista a El Universal y se dijo tranquilo porque, aseguró lleva ventaja sobre sus principales adversarios: no es intolerante como Andrés Manuel López Obrador ni lo persiguen escándalos inmobiliarios como a Ricardo Anaya.

En otra parte de la entrevista, el precandidato de la alianza Todos por México restó importancia a los escándalos originados por la corrupción de gobernadores surgidos del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Están fuera de la jugada y no pesan, pero si ahora se les ha encarcelado -Roberto Borge, Javier Duarte- o están prófugos -César Duarte- es porque del como secretario de Hacienda contribuyó a integrar los expedientes.

A pesar de lo que se dice de “que no levanta”, dijo haber cerrado “muy fuerte” tras 60 días de precampaña y que está en la jugada pero que se harán ajustes en el inicio de la campaña.