El virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, ya tiene en la mira a uno de los peores males en la historia laboral en México: los excesos y lujos al interior de los Sindicatos.

Rocío Nahle se refirió especialmente a Petróleos Mexicanos (Pemex), cuyo titular será Octavio Romero Oropeza, así como la Comisión Federal de Electricidad (CFE), que encabezará Manuel Bartlett Díaz.

De acuerdo con la próxima titular de la Secretaría de Energía (Sener), serán revisados 105 contratos del sector con la iniciativa privada, con el objetivo de que los liderazgos sindicales dejen de enriquecerse, como en el caso del infame líder de los trabajadores de Pemex, Carlos Romero Deschamps.

“Vamos a respetar la organización sindical, hasta ahí. Los excesos, los lujos que iban hacia los sindicatos, los cientos de comisionados, eso no puede seguir así”, acotó.

En conferencia de prensa, la senadora destacó que en el próximo gobierno habrá redirección y austeridad presupuestal para que se invierta más en hidroeléctricas, así como en exploración y producción petrolera.

Tajante, Nahle afirmó que se reducirán las partidas al Sindicato Único de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana y al sindicato petrolero.

“Si se van a reducir (los recursos) a la alta burocracia, aquí debe haber una revisión en gastos superfluos”, señaló.

Abundó que “los sindicatos en este país y en el mundo se formaron para organizarse; los trabajadores van a cuidar sus derechos, así debe ser y nosotros vamos a ser respetuosos. Nada más que se acabaron los usos y costumbres del dinero que va y que viene sin ninguna justificación”.

Con información de La Jornada.