Según los observadores y en contra de lo que se diga en el exterior, a nivel interno el presidente Donald Trump tiene mejor aceptación que en el extranjero, lo que se podrá confirmar o desmentir en las elecciones de hoy. La buena economía es lo que lo mantiene a flote.

Se eligen 435 representantes populares, 35 senadores y 36 gobernadores.

DOMINIO R-. Desde que ganó la presidencia y hasta ayer, el partido republicano tiene con mucho la mayoría de representantes (equivalente a diputados). Con números, son 235 contra 193 de los demócratas y hay 7 vacantes. Es en la Cámara de Representantes donde los demócratas tienen mayores posibilidades de emparejar y hasta rebasar a los republicanos.

En cuanto a las senadurías, se eligen a 35 de las 100 plazas existentes y si bien hay posibilidades de los demócratas para alcanzar a los republicanos, parece que es más cuesta arriba, sobre todo por las dos últimas semanas en las que el presidente Trump ha dedicado a tiempo para apoyar a su partido y candidatos, con giras en ciudades y estados que casi son “santuarios” republicanos.

En cuanto a las 36 gubernaturas que se renuevan, la incertidumbre es mayor pues si bien hay fuerza republicana, los liderazgos sociales vienen haciendo su trabajo al clamar oposición a las políticas presidenciales en contra del racismo, pero sobre todo, en contra de los migrantes y en general, de la población latina que en el sur de Estados Unidos ya casi es mayoría.

La retórica agresiva de Donald Trump en contra de las caravanas latinas de migrantes, cuyo paso obligado para llegar a su destino (Estados Unidos), es México, ha encendido los ánimos de los simptizantes de Trump, pero también ha encendido las alarmas de organismos internacionales de los Derechos Humanos, cuyo silencio parece ser cómplice del gobierno gringo.

Lo que usted lee esta mañana aquí y en muchos espacios más, pasará a ser historia pues por la tarde-noche se estarán anunciando resultados de las elecciones de representantes de la Cámara Baja, Senado y hasta gubernaturas, Además, allá los resultados se dan y punto, sin entrar a los terrenos del litigio como donde usted ya sabe. ¿Pensó en México?, está en lo cierto.

La importancia de las elecciones yanquis estriba en que entre Estados Unidos y México no solo nos une la vecindad geográfica que siempre será inevitable, -salvo que invadiéramos a los primos-, sino sobre todo por el alto intercambio comercial “de ida y vuelta”, como dice el dolido por las críticas, e incluso por el intercambio académico que por desgracia es escaso.