El grupo Kering ha decidido no renovar el contrato de Alexander Wang con la casa Balenciaga -según información de la revista Vogue España-.

El diseñador ha sido el director creativo de la firma desde 2012, tras la destitución de Nicolas Ghesquière. Debutó al frente de la mítica maison francesa con la colección otoño-invierno del 2013. “Me siento profundamente honrado al embarcarme en una casa que admiro y respeto tanto”, afirmó él cuando se dio a conocer la noticia. "Balenciaga se caracteriza por el sentido de la innovación en los materiales, la construcción y la fabricación; esos son los emblemas que la firma ha defendido siempre. Encuentro inspiradora la ropa de deporte, y las mayores ventajas en fabricación y construcción empiezan en el deporte. Por lo tanto, puedo sentir que hay una línea natural en cómo construir una conexión, y puedo decir que hay un link", declaraba el californiano al respecto de la unión.

Aunque no han trascendido los motivos que han llevado al grupo Kering a tomar esta decisión, todo parece indicar que ha sido la intensa agenda de Wang –que dirige su firma homónima y una segunda línea, ambas con un rotundo éxito– la que ha provocado que no se renueve su contrato y no los resultados de la compañía, que han crecido exponencialmente en los últimos años. El último desfile del diseñador para la firma tendrá lugar en la próxima Semana de la Moda de París, que se celebrará en la capital francesa entre el 29 de septiembre y el 7 de octubre.

La búsqueda de sucesor, por tanto, ha comenzado. Y aunque es pronto para saber qué nombres baraja la compañía, las apuestas oficiosas ya han comenzado. El periodista Alexander Fury señalaba a Julien Dossena, actual director creativo de Paco Rabanne, aunque otras voces apuntan a que podría ser alguien del equipo de la maison, desconocido pero con un profundo conocimiento de la firma. El efecto Alessandro Michele no ha hecho más que empezar. El normcore total, adiós a los diseñadores estrella.