La multitud de pantallas no paraban de parpadear, los dispositivos digitales estaban en movimiento, y posteriormente se realinearon, cuando una voz de fondo instruyó a la audiencia acerca del videojuego Minecraft. Pero, a pesar de todas estas distracciones, el viaje de Louis Vuitton en el espacio fue algo bueno, un potente espectáculo, según nota de Vogue España (Suzy Menkes).

Las modelos caminaban enfundadas en chaquetas cortas de cuero, tops de malla, minifaldas o pantalones patchwork con múltiples dibujos –todo ello, complementado con audaces bolsos de asa angular–. Recordaba a los diseños ofrecidos por Nicolas Ghesquière durante sus primeros días en Balenciaga. Pero este espectáculo, basado en cierta manera en los viajes, tenía un sentido y un propósito.

"En realidad se trata de viajes hacia la frontera del mundo digital. Conocemos a Louis Vuitton, el estilo, la historia, el patrimonio –esto ha sido una forma de mirar hacia delante–. Se trata de la innovación y el recorrido digital que todos estamos experimentado actualmente", dijo Ghesquière en el backstage.

Eso fue tras recibir, a lo que podemos llamar, un nivel industrial de famosos, en los que estaban desde la estrella de Hollywood Michelle Williams hasta la surcoreana Doona Bae, a quien el diseñador llamó "su gran inspiración".

En este último día de las Semanas de la Moda alrededor del mundo, sigue siendo evidente que las grandes casas eclipsan al resto en estilo, y sobre todo, en presentación. El alcance que tuvo el show de Louis Vuitton, celebrado en la Fundación Louis Vuitton en el Bois de Boulogne, lució tan grande, únicamente las instalaciones digitales necesitarían una hora de estudio.

Pero las destrezas de Ghesquière para alcanzar el futuro aún se basan en el pasado –o al menos, en el presente–. La ropa, desde los trajes confeccionados en materiales delicados o brillantes que forman parte de la ropa de trabajo hasta los monos denim decorados, pertenece al mundo real. Hubo un exquisito desarrollo de intrigantes superficies y detalles. En competencia con las pantallas, necesitaban ser apreciados de cerca.

Este desfile de Louis Vuitton ha sido difícil. Demasiado contemporáneo en lo que a música, estética visual y vídeo se refiere, junto con esa actitud propia de Instagram.

Las prendas seguían la estela de Ghesquière desde su llegada al mundo del lujo, eran prendas normcore. Pero es complicado definir el tipo de mujer Louis Vuitton. Con la excepción, de que es adicta al Minecraft (un videojuego).



Checa nuestra galería La colección de Louis Vuitton en Paris Fashion Week: http://rcmultimedios.mx/fotogalerias/266/la-coleccion-de-louis-vuitton-en-paris-fashion-week