México, D.F.- Las universidades públicas no pueden sustraerse a las obligaciones de transparencia y la rendición de cuentas por el sólo hecho de tener autonomía constitucional, manifestó el comisionado del Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (IFAI), Ángel Trinidad.

Al participar en el Seminario de Transparencia Universitaria: Retos y Oportunidades, organizado por el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (IIJ-UNAM), dijo que la autonomía es un tema relevante para las universidades y que parecería que éste las coloca en una “situación especial”.

Sin embargo, citó parte del contenido del artículo 3 de la Constitución, en el que se establece que “las universidades y las demás instituciones de educación superior a las que la ley otorgue autonomía, tendrán la facultad de gobernarse a sí mismas”, y precisó que lo anterior no quiere decir “autarquía”.

“Gobernarse a sí mismas no quiere decir que estén ajenas al ejercicio del derecho; tienen una autonomía especial y ésta les obliga a cumplir con las leyes. En este sentido, querer alegar autonomía para poder sustraerse del ejercicio de la transparencia y acceso a la información sería un error garrafal para nuestra democracia”, resaltó.

Durante la mesa “El Estado de la cuestión de la transparencia universitaria”, dijo que las universidades, al ser catalogadas como “casas abiertas”, deben tener la transparencia por convicción y no por normatividad; es decir, los propios universitarios, académicos y estudiantes, deberían estar convencidos de la importancia y valor de que las casas de estudios sean realmente abiertas.

Las universidades desempeñan una gran labor en el servicio público y esa es la formación de ciudadanos; por lo tanto, todos sus actos tienen repercusiones fundamentales en el ejercicio de la democracia, aseguró.
Trinidad Zaldívar, quien dijo provenir orgullosamente de universidades públicas, expuso algunas de las causales de reserva que prevé la normatividad universitaria.

Por ejemplo, que toda la información que acuerde el Consejo Universitario, por la importancia que representa para la Institución, en virtud de su naturaleza, de la trascendencia para la Institución o la afectación de sus intereses jurídicos o de terceros, será reservada, acto que aseguró ser completamente discrecional.

Algunos de los puntos a resaltar respecto a la normatividad en materia de acceso a la información en las universidades públicas, son: de 42 instituciones de educación superior autónomas, 14 de ellas (33.3 por ciento) no contempla el principio de máxima publicidad en su normatividad ni contempla como obligación de transparencia el contrato colectivo de trabajo.

En el evento participaron Agustín Millán, comisionado del Instituto de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales del Distrito Federal (Infodf); Karla Cantoral, de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco, y Leopoldo Vega, del IIJ-UNAM.