La vocera del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH), Ravina Shamdasani, indicó que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) enfrenta una severa crisis financiera.

“Si la Comisión no recibe los fondos necesarios en las próximas semanas, la capacidad del sistema regional de derechos humanos para responder a las víctimas de violaciones de derechos humanos a través de la Américas se verá seriamente disminuida”, indicó Ravina Shamdasani.

Agregó que la labor pionera de la CIDH como agente de cambios constitucionales, legislativos y de políticas públicas ha tenido un fuerte impacto en los derechos humanos en la región y más allá.

“Es un recurso vital para víctimas de violaciones a los derechos humanos en la región y ha jugado un rol significativo en la defensa de los derechos de grupos vulnerables. La Comisión es también un socio estratégico de las Oficinas de Derechos Humanos de la ONU en la región y un punto de referencia para el desarrollo de estándares de derechos humanos a nivel mundial. Desgraciadamente, en los últimos años, la Comisión ha enfrentado presiones indebidas por parte de algunos Estados”, dijo.

Y alentó a los Estados a reafirmar su compromiso con los derechos humanos, aportando a la CIDH los recursos requeridos para que pueda cumplir con su crucial mandato y, en efecto, para fortalecer a esta institución clave.

“La robusta defensa de derechos humanos por parte de la Comisión en la región debería ser alentada, no castigada”.



INF./TELÉFONO ROJO / QUADRATIN