Al menos 20 personas han fallecido -algunos reportes elevan el numero a 50- y otras 42 resultaron heridas en un tiroteo ocurrido la madrugada de este domingo en un club nocturno en Orlando, Florida, según confirmó la policía de esta ciudad.

El incidente se produjo en las primeras horas de este domingo en el club Pulse, frecuentado por homosexuales, y el agresor fue abatido por la policía, según han informado las autoridades estadunidenses en rueda de prensa.

El jefe de la policía de Orlando, John Mina, ha precisado que el número de víctimas mortales es de "aproximadamente veinte". Al parecer dentro del recinto había más de 100 personas.

La policía de Orlando precisó que el asaltante entró en el local cuando escapaba de un tiroteo con las fuerzas del orden de la ciudad y procedió a atrincherarse en el local armado con un fusil de asalto y una pistola, en un incidente que se prolongó por más de tres horas.

El sujeto, cuya identidad no fue dada a conocer, fue abatido durante una confrontación con agentes policiales.

"Se trata de un crimen que tendrá un grave efecto en la comunidad", ha lamentado el alcalde de la ciudad, Buddy Dyer.

Uno de los testigos indicó que que el local estaba muy lleno cuando escucharon los disparos, y que entonces se tiraron al suelo. En una pausa de la ráfaga de tiros, se levantaron y salieron corriendo por la parte de atrás.

El tiroteo ocurrió en torno a las 02:00 horaes locales (06.00 GMT), cuando el atacante se atrincheró con rehenes en el club, y la policía de Orlando confirmó en Twitter unas horas después que efectuó una "explosión controlada" cerca del lugar, pero sin aportó detalles.

La policía había reconocido que se encontraba ante una situación "con muchas víctimas" y ha pedido apoyo a cuerpos locales, estatales y federales.

Un equipo especial de la policía inició la revisión de las instalaciones del centro nocturno, para determinar el número exacto de bajas durante el incidente.

ES UN ACTO TERRORISTA, DICE EL FBI

La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) puso hoy en marcha la averiguación del tiroteo al interior de un centro nocturno para homosexuales en la ciudad de Orlando, como si se tratara de un acto terrorista.

El representante del FBI, Dabby Banks, señaló que uno de los ángulos de la investigación busca determinar si el atacante, que fue abatido por la policía, tenía algún tipo de conexión con un grupo radical islámico o si se actuó por su cuenta.

El jefe la policía de Orlando, John Mina, confirmó que el sujeto detonó varios artefactos explosivos cuando fue confrontado por agentes policiales.

Además de los artefactos, el atacante que no ha sido identificado, portaba un rifle de asalto y un revolver.

El incidente detonó la movilización de decenas de agentes de los equipos tácticos de la policía local, que irrumpieron en el local luego que el atacante mantenía como rehenes a los asistentes.

Al menos 20 personas han fallecido y otras 42 resultaron heridas, muchas de las cuales fueron llevadas a hospitales en camionetas particulares porque las ambulaciones fueron insuficientes.

Uno de los testigos indicó que el local estaba muy lleno cuando escucharon los disparos, y que entonces se tiraron al suelo. En una pausa de la ráfaga de tiros, se levantaron y salieron corriendo por la parte de atrás.