El presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez, exhortó a formar un frente común en defensa de los derechos humanos dentro y fuera del país, ante la nueva administración federal en Estados Unidos.

Al presentar el informe anual 2016 del organismo ante diputados y senadores de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, planteó que el reconocimiento, la defensa y la protección de la dignidad humana “no es negociable ni puede ser materia de transacción”, ya sea en el ámbito internacional o nacional.

Por ello ante los inminentes cambios en la política migratoria, económica y social del país vecino del norte, el ombudsman subrayó que se requiere unidad.

Subrayó la necesidad de insistir en que los defensores de derechos humanos, los organismos nacionales y las instancias internacionales deben evidenciar la ilegitimidad de conductas como la discriminación, la exclusión, el racismo y la xenofobia, mediante su condena y la construcción de espacios de defensa.

En el Salón Legisladores del Palacio Legislativo de San Lázaro, González Pérez reiteró que la defensa y la protección de los derechos humanos no es algo que pueda esperar o estar sujeta a coyunturas, ni a tiempos o intereses políticos o de cualquier otra naturaleza.

Al responder a cuestionamientos de legisladores, el titular de la CNDH reiteró que en el actual entorno internacional México demanda aplicar todos sus recursos y capacidades.

Es preciso, dijo, recuperar la justicia, el respeto, el cumplimiento de la ley, la solidaridad, la educación, el trabajo, la inclusión y el desarrollo.

Planteó que la formación y capacitación de policías, la inteligencia financiera y la investigación patrimonial y el fortalecimiento de la prevención, así como una revisión y replanteamiento del sistema penitenciario son algunos factores que se deberían atender de manera adicional a una ley sobre seguridad nacional o interior.

También es precisó que en la elaboración de las leyes se escuche de manera amplia a la sociedad, a las organizaciones civiles, a las víctimas, a la academia, a las instituciones y, en general, a los destinatarios de la norma, para que los instrumentos sean lo más adecuados posibles, externó.

González Pérez recordó que en recomendaciones generales e informes la CNDH ha señalado la necesidad de formular leyes como las relativas a la Consulta Previa de los Pueblos y Comunidades Indígenas, al matrimonio igualitario o al desplazamiento forzado interno.

Finalmente, informó que se han tomado medidas de austeridad específicas de reducción y control del gasto que implicarán ahorros efectivos por más de 50 millones de pesos durante 2017, y precisó que éstas no comprometen el cumplimiento de las funciones sustantivas del organismo defensor ni afectan derechos adquiridos de su planta laboral.


inf./Notimex