La era de la “paciencia estratégica” llegó a su fin, advirtió hoy a Corea del Norte el vicepresidente estadounidense Mike Pence.

El número dos de la administración estadunidense advirtió también a Pyongyang que ante cualquier ataque, convencional o nuclear, responderá con una arrasadora y efectiva respuesta.

Pence ofreció este lunes una conferencia de prensa con el presidente surcoreano en funciones y primer ministro, Hwang Kyo-ahn, en su primera visita a la región, y la cual proseguirá este martes en Japón.

Aprovechó la oportunidad para reafirmar su compromiso en materia de seguridad con Corea del Sur, el cual calificó de inmutable.

Advirtió también que Washington desea la desnuclearización de la península coreana por medios pacíficos, pero aclaró en seguida que todas las opciones están sobre la mesa, señaló un despacho de la agencia Yonhap.

Pence habló al día siguiente de que Corea del Norte realizó un nuevo ensayo misilístico, el cual resultó fallido pues explotó a los pocos segundos de su lanzamiento, de acuerdo a informes militares surcoreanos y estadunidenses.

Pyongyang sigue adelante con su programa nuclear en busca de desarrollar una bomba nuclear transportable en un misil, así como su programa de cohetes cuyo objetivo es alcanzar la costa occidental estadunidense.

La fallida prueba de la víspera se dio al día siguiente del desfile en que el régimen norcoreano exhibió su arsenal de misiles.

Mientras tanto, en Tokio, el primer ministro japonés Shinzo Abe reveló que en su reunión con el presidente ruso Vladimir Putin de los días 27 y 28 de este mes, abordará el tema norcoreano.

Reveló también que su administración ya trabaja en planes de contingencia ante una crisis en la península coreana, incluyendo llegada de refugiados a Japón.


INF./Notimex