La Arquidiócesis de México informó que el presbítero Miguel Ángel Machorro es intervenido quirúrgicamente y se debate entre la vida y la muerte, luego de ser atacado este lunes en la Catedral de Metropolitana.

Mientras tanto, el agresor fue entregado al Ministerio Público para esclarecer los hechos y se identificó como John Rock Schild, pero se negó a explicar las razones de su acto e invocó su derecho a mantener silencio.

En rueda de prensa, el presidente de abogados católicos, Armando Martínez Gómez, lamentó y reprobó los hechos e informó que el agresor fue consignado a las autoridades correspondiente, a fin de que se deslinden las responsabilidades.

Informó que el Cardenal Norberto Rivera Carrera -quien se encuentra en Roma, Italia, fue notificado de los hechos y pidió a los fieles católicos elevar sus oraciones por la salud del Presbítero.

Dio a conocer que tras conocerse la agresión, cuyo móvil se ignora, un helicóptero del Gobierno de la Ciudad de México arribo al atrio metropolitano, “razón por la cual el sacerdote aun está con vida, aunque en estos momentos les pido a todos los fieles laicos y a todo el pueblo de Dios porque se está debatiendo entre la vida y la muerte en el Hospital Mocel”.

Martínez Gómez indicó que el C5 funcionó de manera ejemplar, así como los servicios de emergencia, razón por la cual hay una persona detenida, “no conocemos la nacionalidad”.

Agradeció el apoyo federal otorgado a la Arquidiócesis Metropolitana, desde las más de 29 irrupciones violentas ocurridas en 1997, así como al jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera.

Además, a las autoridades locales de procuración de justicia “quienes ya están haciendo todas las investigaciones para deslindar responsabilidades, castigar al culpable, pero sobre todo estamos muy pendientes de la salud del sacerdote que fue agredido en plena santa misa en la Catedral”.

A pregunta expresa, indicó que las medidas de seguridad son particularmente para los fieles que asisten al atrio, “no tenemos medidas de seguridad excepcionales para los sacerdotes porque finalmente se trata de un tema de buena fe”.

A su vez, Ricardo Valenzuela, encargado de liturgia de la Catedral, indicó que el sacerdote Machorro “terminaba la misa de las 18:00 horas y fue en ese momento apuñalado”.

Luego de manifestar su consternación por los hechos, se dijo agradecido de que el padre se encuentre vivo y pidió elevar una oración por su pronta recuperación.

Asimismo, agradeció la protección de las autoridades federales como locales por todo el apoyo hacia con el sacerdote.

Antes, la Arquidiócesis Primada de México condenó el atentado e informó que conforme a los testimonios, el agresor tomó por el cuello al sacerdote y lo intentó degollar.

“Gracias a Dios, el P. Miguel Ángel pudo librarse, aunque fue herido cerca del pulmón con un objeto punzocortante”, anotó en un comunicado.