El Consejo de Seguridad de la ONU discutió hoy en una sesión abierta con más de 60 participantes cómo evitar que las armas de destrucción masiva caigan en manos de actores no estatales.

Los participantes en el debate coincidieron en la necesidad de sumar los esfuerzos internacionales para afrontar esa amenaza desde distintos ámbitos, recordando que los grupos extremistas no conocen fronteras.

En representación del director general de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas, Joseph Ballard recordó que el uso de ese tipo de armamento por actores no estatales ha dejado de ser una amenaza para convertirse en una realidad escalofriante y urgió a la comunidad internacional a trabajar unida de cara a ese desafío.

“Es de vital importancia evitar que los actores no estatales adquieran materiales, equipo y tecnologías que puedan tener un doble uso para mantener las normas globales contra las armas químicas y para la paz y seguridad internacional”, dijo Ballard.

Durante sus discursos, los embajadores afirmaron que es crítico que los Estados cuenten con legislaciones nacionales y leyes internacionales que garanticen los controles sobre los materiales que puedan utilizarse para elaborar armas de destrucción masiva.

Asimismo, afirmaron que es imperativo implementar medidas y normativas que permitan identificar los sistemas de financiamiento de los actores no estatales, así como a quienes puedan fungir como cómplices o facilitadores de estos mecanismos.