Tras ser detenido el pasado 20 de julio, agentes de la DEA visitaron a Raúl Flores Hernández en el Reclusorio Sur en varias ocasiones, con quienes habló respecto a su amistad y los negocios con Rafa Márquez, según funcionarios que siguen el caso.

No obstante, aseguran que el capo nunca mencionó que el futbolista o Julión fungieran como prestanombres de su organización, señalada el pasado miércoles por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos. Los comentarios de Flores giraban, más bien, torno a los negocios que tenía con ambas figuras y, en especial, la amistad que entabló con Márquez. Respecto a Julión, dio a conocer que el vínculo se mantenía a través de sus contadores.


inf./Teléfono Rojo