La caravana migrante suspendió este miércoles su marcha y no inició el recorrido programado entre Juchitán y Ixtepec, Oaxaca, debido a que buscarán cambiar su estrategia y llegar en autobuses a Ciudad de México.

Integrantes de la caravana realizaron este martes por la noche una asamblea donde acordaron descansar este miércoles y establecieron un comité encargado de solicitar a las autoridades mexicanas el traslado de aproximadamente 4 mil personas a la capital del país.

Miembros de la organización Pueblos sin Fronteras dialogarán con los gobiernos de Oaxaca y Ciudad de México, e incluso con instancias federales, para gestionar el préstamo de autobuses que los puedan llevar a Ciudad de México.

De momento, los migrantes provenientes de Centroamérica permanecen en un predio en construcción propiedad del municipio de Juchitán que servirá como terminal de autobuses.

Notimex