Roma. El ex primer ministro de Italia Silvio Berlusconi fue enviado a juicio el viernes por el presunto soborno a un empresario para que mintiera sobre las acusaciones de que le conseguía prostitutas para sus fiestas hace una década.

Los fiscales Pasquale Drago y Eugenia Pontassuglia aseguran que Berlusconi pagó a Gianpaolo Tarantini 500,000 euros (570,000 dólares) en efectivo, le dio trabajo y le proporcionó abogados para que dijera que el político no sabía que se estaba pagando a mujeres para que asistieran a fiestas en su residencia. En aquella época, Berlusconi era presidente del gobierno italiano.

El escándalo de las fiestas con prostitutas celebradas en las residencias de Berlusconi en Roma y Cerdeña salió a la luz en 2009 y la Fiscalía de Bari inició una investigación por supuesta inducción a la prostitución.

Entonces se señaló a Tarantini como la persona encargada de reclutar a las jóvenes que asistían a las fiestas, entre ellas la prostituta de lujo Patrizia D’Addario.

Por esta investigación fueron detenidos y después puestos en libertad Tarantini y su esposa, así como Lavitola.

Berlusconi siempre mantuvo que ese dinero era una ayuda a una familia en apuros, mientras que Tarantini aseguró que pidió 500,000 euros a “Il Cavaliere” para iniciar un negocio, mientras que la renta mensual que éste le facilitaba era para satisfacer sus “necesidades de vida”.

Por este caso, Tarantini ya había sido condenado en 2015 junto a otras tres personas por el delito de incitación a la prostitución con el objetivo de halagar a Berlusconi y de ganar lucrativos contratos públicos.

Berlusconi tiene también pendiente el proceso que se abrirá el próximo 23 de noviembre por corrupción de testigos y falso testimonio en uno de los procesos abiertos por el “caso Ruby”.

Según la acusación, el líder de Forza Italia pagó hasta 157,000 euros al cantante napolitano Mariano Apicella, que participaba en sus fiestas, para que cambiase su versión en el proceso “Ruby”, apodo de la joven marroquí Karima el Mahroug, con quien el político mantuvo relaciones sexuales cuando ella era menor de edad.

En este proceso por prostitución infantil y abuso de poder, Berlusconi fue finalmente absuelto al afirmarse que desconocía la edad de la joven.

En 2013, después de que una sentencia a cuatro años de prisión por fraude fiscal, relacionada con su compañía de televisión Mediaset se transformara en un año de servicios comunitarios, a Berlusconi se le prohibió ocupar cargos públicos y fue retirado de su escaño en el parlamento.

Berlusconi, que puede presentarse actualmente a las elecciones, ha negado siempre toda conducta indebida en el caso y ha acusado en reiteradas ocasiones a la fiscalía de llevar a cabo una caza de brujas contra su persona.

“Estamos tranquilos de cara a que en la audiencia el presidente Berlusconi sea totalmente absuelto”, aseguraron sus abogados, Nicolo Ghedini y Francesco Paolo Sisto.

El juicio, cuya investigación comenzó en 2009, comenzará el 4 de febrero del próximo año, según los medios italianos.



Esta nota originalmente se publicó en El Comercio Perú