El mundo sufrirá inevitablemente otra pandemia de gripe, debe prepararse para la posible devastación que podría causar y no subestimar los riesgos, dijo el lunes la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La última pandemia de gripe en el mundo fue causada por el virus H1N1, que se propagó por todo el mundo en 2009 y 2010.

Al definir un plan global para combatir la enfermedad viral y adelantarse a un posible brote mundial, la OMS aseveró que la próxima pandemia de gripe “es cuestión de cuándo, no de si se producirá”.

Estudios revelaron que al menos una de cada cinco personas en todo el mundo se infectó del virus H1N1 en el primer año, y la tasa de mortalidad fue del 0.02 por ciento.

Los virus de la gripe son múltiples y cambian constantemente, infectando a alrededor de mil millones de personas cada año en todo el mundo con brotes estacionales.

Expertos mundiales en salud y la OMS advierten que existe el riesgo de que un virus más mortal de la gripe se traspase algún día de los animales a las personas, mutando e infectando a cientos de miles de personas.

De dichas infecciones, alrededor de 3 a 5 millones son casos graves, lo que ocasiona entre 290 mil y 650 mil muertes por dolencias respiratorias relacionadas con la gripe.

Las vacunas pueden ayudar a prevenir algunos casos, y la OMS recomienda la vacunación anual, especialmente para las personas que trabajan en el cuidado de la salud y para las personas vulnerables como los ancianos, los muy jóvenes y las personas con enfermedades subyacentes.

jrr

Excelsior