Miles de personas alrededor del mundo se han sumado a la iniciativa de varias organizaciones de ponerse calcetines diferentes para conmemorar el Día Mundial del Síndrome de Down.

Sin duda este es un pequeño gesto para dar mayor visibilidad a este día y mostrar que todos somos diferentes.

El síndrome de Down es una combinación cromosómica natural que siempre ha formado parte de la condición humana, existe en todas las regiones del mundo y habitualmente tiene efectos variables en los estilos de aprendizaje, las características físicas o la salud.

El acceso adecuado a la atención de la salud, a los programas de intervención temprana y a la enseñanza inclusiva, así como la investigación adecuada, son vitales para el crecimiento y el desarrollo de la persona.

En diciembre de 2011, la Asamblea General designó el 21 de marzo Día Mundial del Síndrome de Down.

Este 2019 la celebración del Día Mundial del Síndrome de Down se centra en el lema "No dejamos a nadie atrás". Todas las personas con síndrome de Down deben tener la oportunidad de disfrutar de vidas plenas, en igualdad de condiciones con las demás.