El migrante procedente del estado de Veracruz, Federico "N", de 13 años de edad, manifestó que viaja a Estados Unidos para encontrarse con unos parientes que le darán trabajo y, afirmó, tiene el permiso de sus padres.
Al preguntarle si no es peligroso para un menor de edad andar solo, comentó que "el peligro es para todos, lo mismo que le puede pasar a un chamaco le puede pasar a una persona mayor".

Asumió que en Veracruz está difícil la situación por la inseguridad, así que mejor decidió viajar al norte para encontrar nuevas oportunidades, "porque allá tienes que ponerte -darles dinero- a las autoridades o a los jefes, para que te dejen trabajar".

Afirmó que por eso sus papás consintieron en que saliera de su lugar de origen para dirigirse a ese país, donde tiene unos familiares que le tienen asegurado un empleo.

Expresó que desea trabajar, si es en el campo no importa, para ganar más dinero, después aprender el idioma y salir adelante, porque eso es lo que piensan todos los que andan en este viaje.

Refirió que busca ponerse de acuerdo con varios migrantes más, para ver si cruzan solos, piden asilo, o buscan un guía que los lleve al estado de California, pero no saben cuánto les puede cobrar.

En un artículo de la revista digital "Portales" de El Colegio de Sonora, la investigadora de dicha institución, Gloria Ciria Valdez Gardea, indicó que los menores de edad participan de cuatro maneras en el fenómeno migratorio.

Detalló que un grupo son los menores que se quedan en sus lugares de origen mientras sus padres, o alguno de ellos migra hacia el norte, además de los menores que solos o acompañados migran hacia la frontera norte para intentar el cruce.

También se encuentra el tercer grupo, de los menores que nacen en Estados Unidos, hijos de padres migrantes, y actualmente, los menores que retornan a sus países de origen por diversas razones.

NOTIMEX
NTX/JJR/RLM/GPG/MIGRA16/FRONTERA17/