El presidente Andrés Manuel López obrador se reunió con integrantes de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), quienes ofrecieron apoyo al gobierno federal en el plan de atención a migrantes, aunque admitieron que los 125 albergues de la Iglesia Católica “están desbordados".

Luego de una visita de cortesía que hicieron al Ejecutivo federal en Palacio Nacional con quien también trataron el tema de la situación que se vive en las cárceles en el país, Rogelio Cabrera López, presidente del organismo, externó que la niñez y las mujeres migrantes son prioridad para la Iglesia Católica.

“Estamos trabajando en nuestras 125 casas de migrantes, estamos rebasados en número pero siempre con el interés de ayudar a las personas, nos preocupan las mujeres y los niños”, sostuvo el arzobispo de Monterrey.

-NOTIMEX