Las 507 personas que se encuentran a la deriva tras ser rescatadas en la ruta del Mediterráneo central precisan desembarcar con urgencia en vista de que se aproximan tormentas y mal tiempo, señaló la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

ACNUR instó a los Gobiernos europeos a que permitan a los dos barcos humanitarios que transportan a estos migrantes y refugiados llegar a algún puerto para que se les provea la ayuda vital que necesitan con urgencia.

“Es una carrera contra el reloj. Las tormentas están a la vista y la situación en que se encuentran estas personas va a empeorar. Dejar en alta mar con estas condiciones meteorológicas a quienes han huido de la guerra y la violencia en Libia causará sufrimiento sobre sufrimiento”, dijo el enviado especial de ACNUR para el Mediterráneo central.

La Agencia de la ONU llamó a los Estados a acoger a estos migrantes y refugiados y a compartir la responsabilidad de darles protección una vez que desembarquen.