El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador afirmó que su gobierno presentará en los próximos días su estrategia integral para combatir el robo de combustible y se harán cambios legales para calificar la actividad como delito grave.

Además, el mandatario señaló que desde los primeros días de gobierno han dado un nuevo enfoque al combate de este ilícito, en lo que afinan los últimos detalles del referido programa.

En conferencia de prensa desde Palacio Nacional, el presidente apuntó que a más tardar la próxima semana se tendrá un “plan general” para el robo de combustible.

Además, recalcó que la ordeña no se da sólo en ductos de Pemex, “sino también en refinerías, (y) en centros de distribución”, lo que sugiere que hay personal de la empresa productiva del Estado coludido con grupos del crimen organizado.

“Este problema no es menor; les hablo de 60, 80 mil millones de pesos por año de robos”, señaló, para finalmente destacar que ya se nombró a un coordinador de los esfuerzos del gobierno para el robo de combustible, el cual será presentado próximamente.

Este fin de semana, la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) dio a conocer que realizó un operativo en tres puntos del estado de Chihuahua en el que recuperó cerca de 800 mil litros de combustible.

De acuerdo con datos de la Policía Federal, este aseguramiento sería el más grande en los últimos seis años, superando los 200 mil litros de gas LP incautados la semana pasada en la carretera entre Tlaxcala y Puebla, y los 236 mil litros de combustóleo recuperados en Guanajuato en noviembre del 2015.