El bioma recientemente descubierto se extiende desde la Guayana Francesa hasta el estado brasileño de Maranhão. El ecosistema se encuentra en potencial peligro por las perspectivas de prospecciones petrolíferas en la zona

En abril del 2016, un equipo internacional de científicos americanos y brasileños descubrió un nuevo arrecife de coral en el Océano Atlántico.

"Debido a las condiciones de luz y las condiciones físico-químicas del agua, se trata de un ecosistema único"

Este, bautizado como el Arrecife del Amazonas y situado en la desembocadura del río del mismo nombre, abarca unos 9.500 kilómetros cuadrados. Recorriendo el borde de la plataforma continental sudamericana, se extiende desde el extremo sur de la Guayana Francesa hasta el estado brasileño de Maranhão.

Ahora, con la ayuda de un robot acuático, la asociación ecologista Greenpeace ha conseguido las primeras imágenes del arrecife, que prolifera en la desembocadura del mayor de los ríos de la Tierra. De este modo, en consorcio con varios de los investigadores que realizaron el hallazgo, pretenden documentar las características de este ecosistema recién descubierto y conocerlo más a fondo.

El equipo, que ya ha comenzado su exploración gracias a un submarino transportado en la embarcación, ha informado que el primer avistamiento del arrecife se realizó a una profundidad de 220 metros; a unos 100 kilómetros de distancia de la costa brasileña.