El pacto de civilidad no evitará críticas y manifestaciones

CIUDAD DE MÉXICO.- Los coordinadores parlamentarios integrantes de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) de la Cámara de Diputados respaldaron un acuerdo de civilidad para que las comparecencias de los funcionarios federales, con motivo de la Glosa del Informe de Gobierno, se lleven a cabo con respeto y sin agresiones entre legisladores o del propio compareciente.

Así lo manifestaron en conferencia de prensa conjunta los coordinadores del PAN, Juan Carlos Romero Hichks, del PRI, René Juárez, de Movimiento Ciudadano, Tonatiuh Bravo, del PRD, Verónica Juárez, del PT, Reginaldo Sandoval y representantes de Encuentro Social y Partido Verde, todos encabezados por el coordinador de Morena y presidente de la Jucopo, Mario Delgado.

Lo anterior, luego de que el pasado martes se suspendiera de último momento la comparecencia del secretario de Salud, Jorge Alcocer; y de los directores del IMSS, Zoé Robledo, del ISSSTE, Luis Antonio Ramírez y del Insabi, Juan Antonio Ferrer, que tendría lugar ante el Pleno camaral.

Ello, con la clara intención de Morena de no exponer a los funcionarios federales a los duros cuestionamientos que seguramente tendrían por parte de la oposición, al ser, el tema de salud, el más importante y relevante en el contexto que se vive por la pandemia por Covid 19.

Por lo que, la mayoría morenista en San Lázaro, encabezada por Mario Delgado, aprovechó su posición como presidente de la Jucopo para impulsar dicho acuerdo que, aunque firmado por todos los coordinadores, dejaron en claro que esto no significa que les coarten su libertad a manifestarse como sea necesario, pero siempre, dijeron, con respeto al funcionario que comparezca.

“Los grupos Parlamentarios de la Cámara de Diputados consideramos la conveniencia de un acuerdo de civilidad que propicie el adecuado desarrollo de las sesiones donde comparezcan funcionarios, ya sea en el pleno o en las comisiones, con motivo de la Glosa del Informe. De manera que se aseguren las condiciones de respeto mutuo y decoro necesarias para el eficaz desahogo de esta función constitucional y republicana”, señala el acuerdo.

Abiertamente el coordinador del PT, Reginaldo Sandoval recoció que se había tomado la decisión luego de la situación que vivió el subsecretario de Salud, Hugo López Gatell en el Senado, quien fue increpado fuertemente por el fracaso de la estrategia para enfrentar la pandemia, por lo que, señalaron, no querían que apsara lo mismo.

“Queremos señalar que este documento se vuelve necesario, pues por la circunstancia que pasó en le Senado en la comparecencia (López-Gatell) y que no quisiéramos que eso se presentará en esta Cámara”, afirmó Sandoval Flores.

Curiosamente esta mayoría que ahora impulsa un acuerdo de civilidad, fue la misma que en 2018 ante la comparecencia de algunos secretarios del gobierno de Enrique Peña Nieto, como Rosario Robles de Sedatu o Gerardo Ruiz Esparza de Comunicaciones y Transportes, los cuestionaron duramente, increpándolos con fuertes reclamos que llegaron a las airadas descalificaciones para los entonces funcionarios, quienes, cabe señalar, permanecieron en el recinto hasta el final, y nunca se cuestionó la actitud de la recién llegada mayoría al Congreso.

Toantiuh Bravo, de MC, señaló lo sucedido en el primero año de la Legislatura, en 2018, cuando, dijo, era otro el Gobierno y de todas maneras se llevaron a cabo actos que no contribuyeron al diálogo, “hubiera sido bueno este acuerdo de civilidad desde entonces”.

Al mismo tiempo, los legisladores de oposición fueron claros al señalar que ellos no controlan a sus diputados, solo los coordinan, y no prohibirán la expresión de los desacuerdos que tengan con los funcionarios federales y sus gestiones, de la forma que sea necesario, pero siempre, dijeron, que se haga con respeto y que éste sea recíproco.

En ese sentido, el coordinador del PRI, René Juárez, fue preciso al decir que respeto y civilidad no les cancela la libertad de expresar sus ideas y argumentos, “entendemos que la civilidad y el respeto que ofrecemos es exactamente lo que exigimos para nosotros, la civilidad y el respeto es como el serrucho, corta pa’llá y corta pa’cá”, apuntó.

“Ningún grupo parlamentario firma o suscribe este acuerdo para bajarle dos rayitas, lo que estamos haciendo es un espacio en donde se sitúen la expresión de acuerdos, pero también de disensos en donde se pueda hacer un análisis crítico de la política pública que se aplica en el país.

“En pocas palabras, nosotros vamos por un debate firme y fuerte, enérgico, pero de razones y argumentos. No un debate en donde prive el encono, la diatriba o la confrontación. Ahí es donde está la diferencia”, aseveró Tonatiuh Bravo. Verónica Juárez coincidió en señalar que también esperan respeto y sensatez en las comparecencias de los funcionarios públicos, por lo que este acuerdo, dijo, debe ser recíproco ya que hay expresiones de servidores públicos que no abonan a la prudencia y al respeto, e insistió en que no abandonarán sus protestas cuando éstas sean necesarias.

“Si vamos a bajarle dos rayitas o si vamos a renunciar a utilizar mantas y pancartas, yo digo que no (…). Me parece que es este acuerdo un llamado a que aprovechemos estos espacios para que exista este diálogo republicano, pero no significa, vuelvo a decir, a que vayamos a renunciar a nuestro derecho de expresarnos cómo se crea conveniente según sea el caso”, puntualizó.

VIA | TELEFONO ROJO 

Sé el primero en comentar

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*